COMO RESOLVER SITUACIONES DIFÍCILES SEGÚN LA NEUROCIENCIA

0
81

La habituación tiene que ver con el proceso por el que, ante un estímulo repetido, la respuesta es cada vez menos intensa. Se puede decir que es la forma más primitiva de aprendizaje, y se da en todos los niveles del organismo, desde el celular hasta el psicológico. Básicamente, es la tendencia del cerebro a dejar de prestar atención a las cosas que están presentes todo el tiempo o que cambian gradualmente, es un fenómeno fascinante que afecta significativamente la percepción humana y el comportamiento diario. La neurocientífica Tali Sharot, profesora de neurociencia cognitiva del University College de Londres, ha dedicado su investigación a comprender este proceso y cómo se puede utilizar este conocimiento para superar situaciones difíciles en la vida.

La habituación puede ser útil en ciertos contextos, permitiendo la adaptación a estímulos constantes y centrar la atención en cosas nuevas y relevantes. Sin embargo, esta misma tendencia puede volverse en contra, especialmente cuando se trata de resolver problemas persistentes o superar obstáculos emocionales.

Para contrarrestar los efectos negativos de la habituación, es crucial practicar la deshabituación, un proceso que implica romper la familiaridad y reintroducir la novedad en la vida diaria. Sharot ofrece varias recomendaciones basadas en la neurociencia para deshabituar el cerebro y superar situaciones difíciles:

  • Cultivar la conciencia plena: Practicar la atención plena ayuda a mantenerse presente y consciente de las experiencias momentáneas, evitando caer en la rutina y la complacencia.
  • Buscar la novedad: Introducir cambios en la rutina diaria puede estimular el cerebro y prevenir la habituación. Esto podría implicar probar nuevas actividades, explorar lugares desconocidos o aprender habilidades nuevas.
  • Practicar la gratitud: Tomarse el tiempo para apreciar las cosas simples de la vida puede contrarrestar la tendencia a dar por sentadas las experiencias positivas, ayudando a mantener una perspectiva positiva incluso en momentos difíciles.
  • Fomentar la empatía: Conectar con los demás y practicar la empatía permite ver las situaciones desde diferentes perspectivas y mantenerse alerta ante las necesidades y preocupaciones de los demás, evitando la insensibilidad y la habituación emocional.
  • Buscar nuevos desafíos: Establecer metas ambiciosas y desafiantes obliga a salir de la zona de confort y mantenerse comprometido y enfocado en el crecimiento personal.

Al adoptar estas prácticas en la vida diaria, se puede deshabituar el cerebro y superar la habituación, permitiendo abordar de manera efectiva las situaciones difíciles que se enfrentan día a día. Al hacerlo, se cultiva una mayor capacidad de adaptación, resiliencia y bienestar emocional en el viaje hacia una vida más plena y satisfactoria.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí